Los plaguicidas biodegradables y otras iniciativas que reducen el daño al medio ambiente

Uno de los grandes retos para la humanidad ha sido controlar y exterminar las plagas que afectan campos agrícolas, aquellas que se convierten en vectores transmisores de enfermedades para los humanos, que atentan contra la higiene y la salud pública o que sencillamente obstaculizan el proceso productivo.


En siglos pasados, componentes naturales como el azufre, las esencias de flores y plantas o los arsenitos, fueron utilizados para controlar roedores, insectos y hongos. Sin embargo, la Revolución Industrial, las presiones por incrementar la producción y por hacerlo más rápido debido a la explosión demográfica, dieron lugar a la generación de pesticidas y plaguicidas sintéticos. Si bien estos componentes químicos combinados en laboratorio resultaron muy eficaces para eliminar plagas y eran accesibles económicamente, el equilibrio ambiental del planeta y la salud humana pagaron muy caro su uso irracional.


En pleno siglo XXI se replantean las estrategias de control de plagas, poniendo como factores decisivos no solo la eficacia para controlar o exterminar la plaga, sino que las sustancias y los métodos utilizados tengan el menor impacto ambiental posible; y en tanto, evitar el daño a los ecosistemas y la salud humana.


En Franco estamos listos para ofrecerte soluciones seguras y amigables con el ambiente. Tenemos una visión honesta y responsable cuando se trata de diseñar una estrategia integral para el control de las plagas. Para emitir la menor cantidad de sustancias tóxicas en nuestro Manejo Integrado de Plagas y que el aire, el suelo y el agua no sean contaminados, nuestros servicios incluyen en primera instancia el diagnóstico completo de la problemática, con alternativas de solución que van desde intervenciones en el espacio para evitar la infestación hasta recomendaciones de limpieza, adecuación de infraestructura y uso de pesticidas biodegradables aprobados.


Todos nuestros procesos y productos están avalados por la Secretaría de Salud (SSA), la Comisión Federal para la Protección contra el Riesgo Sanitario en México y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.


En Franco promovemos y practicamos una cultura de sustentabilidad. Los productos utilizados en nuestras alternativas biodegradables son a base de agua, por lo que se degradan y se descomponen con mayor facilidad. Hacemos un manejo escrupuloso de los equipos y las sustancias para que, durante todo el proceso, el Manejo Integrado de Plagas deje la menor huella posible en el entorno. Utilizamos un proceso de triple lavado para los contenedores de los plaguicidas de modo que, al desecharlos, no haya contaminación del suelo o del personal. Nos apegamos a los más altos estándares de manejo de residuos y realizamos pruebas toxicológicas a nuestro personal para asegurarnos de que los productos que se aplican no están dejando residuos tóxicos en su organismo y, por ende, en las personas que trabajan o habitan en los espacios que fumigamos.


El trabajo en equipo, conformado por la industria que requiere el servicio y nosotros como especialistas, es la clave. Analizamos la cadena de factores que generan la plaga y hacemos un control eficiente en todos los eslabones. Nuestros procesos y personal están certificados y entrenados para apoyarte en este reto sin poner en peligro la salud de las personas y reducir al mínimo el impacto a nuestro planeta.


Autor: LCC Cecilia M. García